Empleados de las PyMEs

Publicado en por Fernando Coronado

Es inevitable considerar la importancia que tiene la pequeña y mediana empresa en nuestro país.  Se estima que más de la mitad de los empleos son proporcionados por este tipo de organizaciones (esto incluye también a aquellas que no tienen fines comerciales). Las PyMEs han tomado un papel primordial en la economía mexicana siendo un factor imprescindible de crecimiento en nuestro país. Es importante mencionar que también existe una gran aportación social en este tipo de empresas, sobretodo en países en vías de desarrollo. Dichas empresas ofrecen  a sus trabajadores distintas herramientas de capacitación que los ayudan a incrementar sus conocimientos y mejorar su educación limitada.  

Con frecuencia las PyMEs logran desarrollar de manera innovadora ya sea productos, ideas o técnicas muy valiosos para la industria en la que operan compitiendo eficientemente para determinados segmentos de mercado.  Todo esto se logra mediante la inteligente ponderación que se le dan al talento de los empleados en el éxito de la organización.

Por otra parte nos encontramos a personas con un alto potencial que no han sido valoradas adecuadamente en grandes corporaciones, y que sus funciones se vuelven técnicas limitando su crecimiento intelectual y provocando un ambiente de insatisfacción por monotonía. Esto no podría ser más perjudicial para las grandes empresas dado que desaprovechan recursos humanos valiosos que teóricamente tienen disponibles. Muchas veces esto es causado por dos principales motivos: porque siempre se ha hecho así y porque hay un problema de comunicación dentro de la empresa.

La primera causa se da cuando los lineamientos establecidos  en la empresa se siguen sin ninguna vacilación estando alejados dramáticamente de un proceso de mejora continua. Solo se toman acciones partiendo de lo que ha funcionado en el pasado sin tener una reflexión inteligente de lo que podría funcionar mejor en el futuro.

La segunda causa generalmente se da por un desconocimiento del verdadero perfil que tienen los compañeros de trabajo, muchas veces este error comienza desde el momento en que el área de Recursos Humanos contrata al personal.  Generalmente las grandes corporaciones buscan que los empleados se adapten a los puestos, y no que los puestos de adecuen a sus empleados. Esta medida sin duda alguna puede resultar efectiva sin embargo está totalmente alejada de ser eficiente. Se lograran los objetivos más no se estarán aprovechando los recursos al máximo. El empleado sentirá que su trabajo puede ser fácilmente sustituible y no se reconocerá como un elemento trascendente dentro de la organización. Muchos de sus habilidades, conocimientos e intereses en otras áreas serán relegadas.

Aunque se piense que la valorización del personal en las PyMEs sea mejor, no debemos olvidar los aspectos a favor que tienen las grandes empresas con sus colaboradores. Mejores sueldos, más y mejores prestaciones, posibilidad de crecimiento profesional en altos rangos (incluso a nivel internacional), capacitaciones constantes, por mencionar algunas. La elección estará en manos del individuo para elegir el tamaño de empresa, y de las empresas para elegir a su tipo de empleado.

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post